Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

16 sep. 2013

Yo cariño que nuestra reacción inicial es siempre violenta, pero amor, no tenemos otro par de lentes, deja de darte de cara contra todo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.