Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

27 feb. 2012

Ultima pintura IV



4

La puerta se abrió lentamente, sobresaltándolo. El hombre reprimió una maldición. Una parte de él quería tomarla en brazos, llevarla arriba y azotarla por cometer semejante imprudencia, incluso sabiendo quien la perseguía; la otra parte estaba agradecida porque ella no se hubiera ido aun y por tener esa oportunidad. La mujer estaba envuelta en una bata de seda que realmente no hacia mucho por cubrir su desnudez, y sus cabellos húmedos se adherían a la piel de su cuello y rostro. Estaba exquisita, incluso sin arreglar, ella poseía ese aire de elegancia natural y de belleza que la hacían destacar en los salones más atestados de gente. Que pensaría ella si supiera que él había estado tras sus pasos por tanto tiempo. Si le dijera que era él a quien ella volteaba a ver al doblar cada esquina, al cruzar cada calle, al entrar a cada tienda. Que era él la razón por la que ella estaba en esa vieja y destartalada casa.

—Oh, eres tu –la mujer no parecía muy sorprendida de verlo allí, igual que tampoco había estado muy sorprendida en el cementerio.


23 feb. 2012

No quiero creerlo.

No puedo creerlo. Dios mio, a veces no quiero creerlo.

Te extraño, duele tanto admitirlo que es una tortura. Te necesito, al menos eso creo, no sé que parte de mi te extraña más. Si mi cuerpo que extraña tus besos y la calidez de tus manos en mi cintura o mi corazón que se salta los latidos cuando sonríes y mi mente que anhela desahogarse con tu comprensión y tu dulzura.

Te extraño. Si lo negara no haría más que mentirme y mentirte. Te extraño como no pensé que lo haría y al verme, en medio de un mar de gente extrañamente conocida, no puedo detener el caudal de recuerdos y momentos que compartí gustosa contigo.

Extraño tu voz, los dulces susurros que calmaban mi ansiedad, la suave pero firme presión de tus manos deteniendo los movimientos compulsivos de las mías, como un puerto seguro, como un castillo, protegiéndome de mi misma.

No entienden, nadie puede, cuanto he llegado a necesitar tus manos a mi alrededor, haciéndome sentir segura, confiada, diciéndome que todo estaría bien y que no podría auto-destruirme. No comprenden, y no los culpo, lo frágil que puedo ser, lo insensible y lo fría, lo cálida y apasionada. Solo tu lo sabias, solo tu lo viste. Solo tu llegaste a entender ese pedazo de universo de porquería que había encerrado dentro de mi.

No deseo nada, ni siquiera a ti, tanto como deseo encontrar ese lugar que perdí. Tanto como deseo poder mostrarle a alguien esa parte que se esconde bajo las cicatrices, bajo las costras, tanto como tu mismo pudiste ver la realidad.

Tengo miedo, miedo de extrañarte, miedo de necesitarte, miedo de que seas el único capaz de todo esto. Tengo miedo de haberte perdido y no saberlo. Tengo miedo de que me olvides y yo permanezca atada a ti. Tengo miedo de que esto sea solo un juego, una venganza cruel, por todo el dolor que en su momento te causé.

Tengo miedo, no de ti, sino de mi. Tengo miedo de amarte y no poderlo decir. Tengo miedo de amarte y perderme. Tengo miedo, simplemente tengo miedo, de amarte a ti.

22 feb. 2012

Date a girl who reads

Este poema no es mio, lo encontré en la web y aunque no pude hallar el nombre de su autora, me parecio muy hermoso. Aqui se los dejo para que lo degusten.

‎"Date a girl who reads. Date a girl who spends her money on books instead of clothes. She has problems with closet space because she has too many books. Date a girl who has a list of books she wants to read, who has had a library card since she was twelve.

Find a girl who reads. You’ll know that she does because she will always have an unread book in her bag.She’s the one lovingly looking over the shelves in the bookstore, the one who quietly cries out when she finds the book she wants. You see the weird chick sniffing the pages of an old book in a second hand book shop? That’s the reader. They can never resist smelling the pages, especially when they are yellow.

She’s the girl reading while waiting in that coffee shop down the street. If you take a peek at her mug, the non-dairy creamer is floating on top because she’s kind of engrossed already. Lost in a world of the author’s making. Sit down. She might give you a glare, as most girls who read do not like to be interrupted. Ask her if she likes the book.

Buy her another cup of coffee.

Let her know what you really think of Murakami. See if she got through the first chapter of Fellowship. Understand that if she says she understood James Joyce’s Ulysses she’s just saying that to sound intelligent. Ask her if she loves Alice or she would like to be Alice.
It’s easy to date a girl who reads. Give her books for her birthday, for Christmas and for anniversaries. Give her the gift of words, in poetry, in song. Give her Neruda, Pound, Sexton, Cummings. Let her know that you understand that words are love. Understand that she knows the difference between books and reality but by god, she’s going to try to make her life a little like her favorite book. It will never be your fault if she does. She has to give it a shot somehow. 

Lie to her. If she understands syntax, she will understand your need to lie. Behind words are other things: motivation, value, nuance, dialogue. It will not be the end of the world.

Fail her. Because a girl who reads knows that failure always leads up to the climax. Because girls who understand that all things will come to end. That you can always write a sequel. That you can begin again and again and still be the hero. That life is meant to have a villain or two.

Why be frightened of everything that you are not? Girls who read understand that people, like characters, develop. Except in the Twilightseries.

If you find a girl who reads, keep her close. When you find her up at 2 AM clutching a book to her chest and weeping, make her a cup of tea and hold her. You may lose her for a couple of hours but she will always come back to you. She’ll talk as if the characters in the book are real, because for a while, they always are.
You will propose on a hot air balloon. Or during a rock concert. Or very casually next time she’s sick. Over Skype.
You will smile so hard you will wonder why your heart hasn’t burst and bled out all over your chest yet. You will write the story of your lives, have kids with strange names and even stranger tastes. She will introduce your children to the Cat in the Hat and Aslan, maybe in the same day. You will walk the winters of your old age together and she will recite Keats under her breath while you shake the snow off your boots.
Date a girl who reads because you deserve it. You deserve a girl who can give you the most colorful life imaginable. If you can only give her monotony, and stale hours and half-baked proposals, then you’re better off alone. If you want the world and the worlds beyond it, date a girl who reads.
Or better yet, date a girl who writes."

21 feb. 2012

A ti.

A veces no se si es amor o simple costumbre. No se qué nombre ponerle a esto, qué explicación darle a todo lo que siento. Es tan sencillo, tan natural, es parte de mi respirar. Eres tan parte de mi como yo puedo serlo de ti y soy perfectamente consciente de lo mucho que soy para ti.
Soy yo, la única, la primera, la irreemplazable. No te equivoques, no es orgullo. No es ego ni ambición. Es la repetición de aquello que tantas veces me has susurrado al oído. No me malinterpretes, no es un juego. No es locura ni indiferencia, nunca ha sido indiferencia. No pienses tanto, déjalo ser. Déjame sentir porque el miedo me paraliza demasiado a menudo. Déjame pensar, déjame soñar. A veces no sé qué quiero y no lo quiero averiguar.
Permiteme ser esa chiquilla adorable que te conquistó por primera vez, que robe tus sonrisas como solía hacerlo, jugar contigo como si no hubieran más personas en el mundo. Quiero volver a ser esa, de la que te enamoraste ese día hace ya tanto tiempo. Pero no soy ella, te lo he dicho hasta el cansancio, ya no. No puedo recuperar los juegos, los mimos, la naturalidad con la que estaba a tu lado; mentira, eso es lo único que conservo intacto. La calma, la sencillez, la facilidad con que nuestros cuerpos y nuestras almas se sintonizan. El romanticismo de aquellos viejos momentos que tanta dicha causaron.
No, amor, no soy esa que fui hace tanto. He aprendido, he cambiado, he buscado soluciones a los demonios que llevo guardados. No amor, no soy esa que crees y me preocupa que no lo sepas. No, amor. No eres quien eras, cambias, creces, desconfías de la gente. No amor, no somos los mismos, aquellos que muchas noches juraron amor, aquellos que al teléfono jugaron a un futuro, aquellos que pospusieron el sueño por la perspectiva de una noche de palabras.
No, amor. No somos ni tu ni yo. No se si es costumbre o si pueda ser amor, si es simple necesidad o pura atracción. No sé de qué se trate pero eres tu quien logra desequilibrarme.

Tu no tienes por qué saberlo,
yo no tengo por qué decirlo,
pero si el viento sopla tu aroma hacía mi,
mi cuerpo reacciona y se inclina a ti.

Tu no tienes que responderme,
yo no quiero decirlo,
me fui a voluntad
y aun así no tengo tu olvido.

Yo no puedo admitirlo,
tu no quieres saberlo
y no me explico por qué,
por qué, maldita sea,
aun te quiero.

18 feb. 2012

Ultima Pintura III


3

La carretera se veía vacía a esa hora de la mañana, sin embargo el aire fresco le hacia bien. Necesitaba pensar y tomar una decisión. Ya había visto hasta donde llegaban sus alcances, al menos había tenido un vislumbre de estos, y no le gustaba en absoluto. Le hacían sentirse como en la cacería del zorro y ella no se consideraba a si misma presa de nadie.

Piso un poco más el acelerador, la velocidad le agradaba, le hacia sentir mejor. No sabia si se debía a que ella misma la causaba, ella escogía si pisar o no el acelerador, o si era porque el viento soplaba en su rostro y alejaba los pensamientos de su mente. Un poco más de velocidad. Parecía que estaba huyendo. ¿Huir de qué?  No seas tonta, no te persigue… aun. Lo supo bastante rápido, esa frase suya en boca de aquel hombre. La única persona a quien le había dicho esa frase había sido a Nicolai y ahora ese hombre desconocido la repetía. Era bastante obvio, lo habían enviado por ella. Pero estaban siendo excesivamente optimistas si pensaban que se dejaría atrapar.

Detuvo el auto al llegar al lugar donde estaba viviendo. Era un sitio viejo y destartalado que había obtenido a muy buen precio. A pesar de lo desconchado del yeso en las paredes y de las enormes manchas de humedad en el techo, ella pensaba que el sitio tenía carácter.


Justo como yo.


14 feb. 2012


Somewhere I've never traveled, hiding silently my face between the leaves,waiting for the first sunlight and trying to understand why is my heart so amazed.
Somewhere I've never been, somehow I've never known,someday I've never lived, sharing with someone who I could never be with.

Ultima pintura II



2

La luz de la luna se infiltró en sus sueños dándoles matices raros y exóticos. Un par de brazos a su alrededor le devolvieron parte de la conciencia que el sueño trataba de robarle. Estaba ahí, en sus brazos.  Su cuerpo se tenso instintivamente mientras las dos partes de ella luchaban  por decidirse. Aquella parte que se había acostumbrado a huir, a escapar, a cuidar de si misma, le decía que no se confiara, que tuviera cuidado. Por el contrario, aquella parte de ella tan necesitada, la que extrañaba los pinceles, los lienzos, los colores, el olor de la trementina y el aguarrás, decía que quizá no sería tan malo confiarse a alguien.

Intento levantarse pero los brazos que la rodeaban se lo impidieron. Si hubiera sido más joven se habría sonrojado por todo lo que había ocurrido la noche anterior, pero lo cierto es que ella no era ninguna colegiala tímida, de hecho, era todo lo contrario y aquello no le había sido nada desconocido.  Al menos la mayor parte. Si bien no se sonrojó por los recuerdos, la sangre amenazó con fluir a su rostro cuando notó la forma en que el hombre se abrazaba a ella. Una de sus manos descansaba en su vientre, provocándole una cálida sensación, la otra descansaba sobre la curva de su cintura en un gesto marcadamente dominante. El rostro de él estaba enterrado en su cabello y su respiración le causaba cosquillas en el cuello. Estar tan cerca de alguien nunca le había parecido tan diferente. De los muchos, y habían sido demasiados, hombres que habían pasado por su lecho, ninguno había mostrado esa actitud de posesión que el expresaba, y aun menos estando dormido.


Valentine's Day

Como para la gran mayoría hoy suele ser día de San Valentin, supongo que para él también lo será.




No estoy acostumbrada a mi primer día sin ti. Son miles de días ya los que he pasado lejos de tus manos, lejos de tus labios, sin contemplar la seductora dureza de tus rasgos, la misma seducción interminable que se encargó de atarme a ti en un día tan lejano. Hoy todo es rosa, todo es rojo y blanco, todo lleva un corazón o un dulce en la mano. Hoy todo es diversión, besos, abrazos, seducciones a medio termino y pasión desbordándose. Hoy es un día cualquiera donde el mundo parece estar en mi contra. Hoy es uno de esos días en los que tanto te deseo y en los que tan poco te tengo. Hoy es uno de esos días donde me hago mas consciente de la soledad, de la ausencia, del espacio entre tu cuerpo y el mio. ¿Habría Valentin imaginado que por su culpa estaría yo hoy deseando con toda el alma tu presencia? Si lo hubiera sabido quizá nada habría cambiado, quizá si. No puedo saberlo y lo único que me queda es la certeza del poder con que te extraño. La fuerza arrasadora de esta necesidad primitiva que embota mis sentidos y me obliga a liberar mis instintos,a dejarles a ellos la dirección de mi cuerpo, a hacer de ellos los amos y señores de este día. Hoy todo es rojo, como las marcas de mi cuerpo, como el rastro de tus besos de fuego que convirtieron mi sangre en plata fundida y que hicieron de mi piel un lienzo en el que plasmar tu arte. Hoy todo es rosa, rosa como tus labios, como tu lengua, como la marca que dejaban mis uñas cuando jugábamos al amor. Hoy todo es blanco, blanco como tu piel, blanco como el tiempo, blanco como tu ausencia. Hoy todo es ceniza, polvo, mugre, suciedad, herrumbre, basura. Hoy todo es ausencia. Hoy todo es indiferencia. Hoy todo eres tu. Hoy todo se reduce a ti y tus envenenados besos y caricias, a tus contaminadas palabras llenas de ponzoña, a tus afiladas garras que con tanto placer se clavaron en mi piel dejando rastro y evidencia de todo cuanto te pertenece. Hoy todo se reduce a que no estás y mi cuerpo grita y suplica por un instante de compasión, un momento sin el espacio vacío en la almohada junto a la mía, un día sin la confirmación de tu ausencia, de tu desdicha, de tu vida donde yo no soy una posibilidad y donde nos morimos a causa de un deseo insatisfecho y de pura ansiedad.
Hoy no quiero cumplir promesas, olvidémonos de todo por unas horas, dejemos el mundo y sus ideas en un rincón olvidado de la habitación y compartamos el momento, que pronto volverá a salir el sol y con él llegará nuestra separación.
Hoy todo eres tu y tu ausencia, hoy todo es la vida que sigue su curso con renuencia.

13 feb. 2012

Conversaciones interesantes XXIX

- No hagas esto. Lo que menos necesitas ahora es un ancla.

- ¿De donde sacas que puedes decirme qué es lo que necesito?

- No lo sé. Pero no puedo convertirme en tu ancla. No quiero hacerlo.

El nudo en mi garganta disminuyo un poco con esa confesión. Yo no quería lastimarlo pero tampoco deseaba convertirme en un indispensable. No cuando me iría pronto.

- Por favor -suplicó-. Estoy al borde del colapso, tu lo sabes. Odias esta situación tanto o más que yo. No significa mucho pero, por favor, hazlo por mi.

- ¿Y si lo hago? ¿Y si digo que si, entonces qué? ¿Eso donde nos dejaría?

- Tienes miedo de que nos encadenemos de nuevo.

Su afirmación me dejo paralizada. No me había puesto a pensar en ese hecho. Estaba pensando en que no quería repetir nuestra historia, ni lastimarlo, y había olvidado que mi cuerpo aun lo deseaba. Podíamos enredarnos en la vieja maraña de la pasión y el sentimiento. Tal vez yo ya no lo amara, pero eso no implicaba que mis hormonas no se alteraran ante su cercanía o que mi piel no ardiera con el recuerdo.

12 feb. 2012

Que alegria!

Bueno, esta entrada no es más que para celebrar las 1098 visitas de mi blog! Estoy super contenta.




10 feb. 2012

He dicho.

Y entonces apareciste. Te paraste frente a mi como el más grande descarado. Rogaste un beso como rogaria un condenado. Me ataste a ti con el susurro de tus manos, cómo te hago ver que me siento utilizada, que me siento sucia, nadando en la ignorancia. Cómo concebiste la idea de jugar con mi inocencia, de moverme a tu antojo como una marioneta. Cómo explicas el odio que siento hacia tu recuerdo, yo confiaba en ti y ahora no lo quiero. Calma, no voy a llorar, no me voy a lamentar, ni siquiera planeo reprocharte. Solo espero y quiero que entiendas que, en lo concerniente a mi, no eres ni serás nadie.

No son mariposas.

No son mariposas, esos ridículos insectos no hallan lugar dentro de mi organismo. Tampoco se trata de murciélagos, ni de cualquier otro bicho. Es la sensación de vértigo, la caída, el impacto y la emoción de la adrenalina. Es perder la conciencia, cortar a través del miedo, es dar un salto a un risco, nadar en el océano sin encontrar asidero.
No son mariposas, es la cobardía del miedo, el escape del temor cuando hago lo que anhelo.

4 feb. 2012

Mi historia para el concurso de Nina-Neko

Esta fue la historia que envíe para participar en el concurso de Porque el amor duele, de Nina Neko. Espero les guste, a cierta amiga no le gusto el trágico final pero que puedo hacer, a mi me pareció bueno para la temática del concurso.




RETRATOS DOLOROSOS


I
Un ruido en la ventana la despertó de su ensoñación. Otra vez se había dormido en la ventana, era ya la quincuagésima noche seguida. Suspiró mientras se levantaba de la vieja mecedora de madera que había junto a su ventana, gustosamente dormiría durante mil siglos si le fuera posible. Si le fuera posible.
Las lágrimas arremetieron contra sus ojos con impresionante velocidad. Sorprendida se llevo una mano al rostro, no podía llorar pero ahí estaba la sensación. Quemándola, ahogándola, succionándole la tranquilidad que el sueño podría darle. Se restregó los ojos con las manos intentando en vano deshacerse de la sensación. Tardo unos momentos en darse cuenta de que sus manos temblaban también y maldijo por lo bajo mientras intentaba alejar de su mente los recuerdos que le hacían desear morir a cada segundo.

       -          ¿Qué haces despierta? –amaba su voz.


Cosas....

Escrito en el BlackBerry de mi amada... un día donde no teníamos mucho que hacer...jaja
"La noche estrellada y los astros refulgentes llenan el espacio con palabras insistentes. ¿Donde estas, quien cuida de tu sueño? Quien llena de besos el espacio en tu cuello? No soy yo, hace tiempo no lo soy, hace demasiado te perdí en la confusión como para suplicar ahora ser guardián de tu amor. El sol del medio día viene a recordarme mi necesidad de tu compañía, las nubes de este cielo echan en cara mi soledad vacía  Ay amor, como puedo explicarle a los astros que me marche porque te quiero. .... "

2 feb. 2012


"A veces me asusto. No tanto por la existencia de este sentimiento sino por la intensidad que le vi alcanzar una vez, tengo miedo de que pueda ser aun más intenso, tengo miedo de llevarte tan dentro como un tatuaje hecho a fuego. Tengo miedo de volver dentro de un tiempo y encontrar tus brazos aun abiertos."

Conversaciones Interesantes XXVIII

Yo: Hoy no estas funcionando... Desearía tener garantías de que cuando te necesite estarás o funcionarás... Claro, nunca me darás la seguridad que pido, para ti el tenerme en ascuas es más divertido.
Mi imaginación: ¿Claro! O acaso pensabas que te iba a permitir hacer lo que te gusta así como así? Es más divertido verte sufrir...

1 feb. 2012

No me atrevo a ponerle nombre a esto.

Dibujas con tus dedos el recorrido de cada lunar. Conoces, sin saberlo, la ubicación exacta de mi corazón, que no esta en mi pecho, ni en mi cabeza, ni en ese otro lugar que todos piensan, está en esa vieja pagina que arrancamos un día, en la conversación por señas que creamos desde que inicio la vida. Entiendes donde viven los temores que me acometen, donde conviven caoticamente las ideas que cruzan mi mente. Tienes la misma habilidad para hablar de diversas cosas a una velocidad vertiginosa, que poseo yo para pensar en todas ellas. Es nula tu necesidad de mi, y es incomprensible mi ansia de ti, y sin embargo aquí estas, mostrándome tus manos, extendiéndome la calidez de tu sonrisa para calentar cada rincón y cada recoveco de este corazón, que no sabe cómo pensar o respirar sin que el mundo se destruya en el intento. Dibujas con una sonrisa el camino a mi felicidad, desdibujas con tus palabras la importancia del mundo y de su maldad.