Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

30 sep. 2012

Teoría N° 1. ¿Por qué no tengo grandes boobies?

Tengo una teoría. Ya sé por qué no tengo tetas. Jaja si, eso mismo. Hey, puedo ser todo lo yo del mundo pero eso es algo que he estado rumiando por un tiempo.
Resulta y pasa, ah y acontece, que ¡es porque tengo un enorme corazón!
Si, señoras y señores.
Es que yo tengo un corazón tan pero tan grande y lleno de amor y maldad que no quedó espacio para más.
Soy tan pequeña que si tenía un enorme corazón, no cabía ponerme unos grandes pechos.
Y, vamos gente, ¿quién querría grandes tetas si puedes tener mi hermosa y fantabulosa mente? Es decir, soy genial (no seré modesta, al menos yo debo decir que lo soy jaja) soy creativa, soy inteligente, puedo trabajar bien bajo presión, soy la persona más leal y amorosa del mundo y doy todo por mis amigos. Hasta la última gota de mi sangre. De veras, ¿por qué querría cambiar eso por un buen par de tetas?
Y entonces pasa lo mismo con los chicos. Aquel que desee cambiarme por un par de tetas esta loco y no me merece. Punto.
Entonces, bueno, esa es mi teoría.
Seguro que esa es la razón del por qué. Yo lo sé, estoy segura.
Cambio y fuera.

Procrastinación y sus intentos de que yo no domine el mundo.

La condenada procrastinación no me deja hacer nada. Ese es el motivo de que yo no domine el mundo aun. En lugar de estudiar, me puse a leer Cementerio de Animales, de Stephen King. Y ahora que cerré el archivo, soy pobre así que es un libro pdf, me puse a escribir esto. Oh si, perderé el parcial y será solo mi culpa.

¿Y entonces, dijo el tomate a la patata, quieres ser parte de mi ensalada?

¿Qué es mas dulce y suave que un marshmallow?

¿Qué hace un oso de peluche con cuatro prostitutas?

¿Para qué se va al cine?

¿Quienes somos?

¿A dónde vamos?

¿Qué queremos? Bueno, esta es fácil, queremos chocolate y lo queremos ya. Aunque también lo queremos a él, y con mayor urgencia.

27 sep. 2012

Soñé con él.

Las cosas, las cosas van cada vez peor. O quizá peor no es la palabra, porque esto solo significa que siento más de lo que pensaba. Esto solo significa que me importa más de lo que sabe y que creo que le quiero más de lo que yo misma sé.
¿Resumimos? Soñé con él.
No quiero decir de qué iba mi sueño porque ni yo estoy muy segura de eso. Solo sé que es la tercera noche consecutiva en que sueño con él. Es la tercera noche en que sueño con estar entre sus brazos, con darle un beso, con tenerle cerca, así, sin ningún tipo de afán y sin interrupciones. De pronto eso es solo la manifestación de los irrefrenables deseos de mi consciente-subconsciente por tenerle a mi lado y por verle durante más que unos cuantos minutos robados.
Por ahora solo me despierto con una sonrisa, cuando logro vencer las ganas de seguir soñando con él, y con muchas ganas de verle nuevamente.
Es encantador soñar con él.
Es mil veces mejor verle y sentir su calor junto a mi.
Los besos en sueños no son ni por asomo tan buenos como los reales, como esos en donde muerdes y sale sangre.

¿Amigos? ¿Eso era cierto?

Y luego surge la pregunta de por qué me cierro. Por qué acabo ocultándolo todo bajo la máscara y por qué nunca suelo decir las cosas como realmente son.
Pero es que pasa esto, esto mismo.
Amigos jugando malas pasadas y dando golpes bajos que, por ser quienes son, acaban doliendo enormemente.
Y si, normalmente sé cómo perdonar y olvidar, pero algunas cosas no puedo simplemente dejarlas ir.
Y no es lindo, no se siente bien.
No es agradable y eso me destroza. Pero no estoy dispuesta, no quiero, no pienso rogar su perdón o su comprensión. No fue mi culpa.
Y si esas cosas logran hacer que olviden todo aquello que alguna vez dijeron sentir por mi y si eso hace que olviden todos esos detalles llenos de amor que han salido de mi, entonces quizá las cosas no valgan mucho la pena.
Yo no ruego, no me gusta. Si, en broma lo hago, pero de ahí a realmente rebajarme hay un largo trecho.
Porque, sabes, no deberías necesitar rogar para que tus amigos te perdonen.
Y por eso me siento así, por eso no soy yo últimamente, porque cuento con quienes no pensé que contaría y en cambio pierdo a quienes no pensé que perdería.
Cambio y fuera.

26 sep. 2012

Y cuando sientes celos por algo que aunque sabes que no es lo que parece, te causa una sensación de no saber cómo sentirte si si lo fuera, entonces ves que la cosa es más grave de lo pensado.

Veamos, tengo 18 años y esto empezó cuando tenía 5. Oh, vaya. Y luego díganme que no existe el amor y que no existe la amistad. Si, si, hay amistades que surgen a velocidades increíbles y que duran para una vida, sin embargo no puedo omitir el que tengo una que ha durado casi un tercio de mi vida. Y lo que más amo: No me toca estar en guardia para prevenir los golpes bajos.
No es nada, yo amo a todos mis amigos y daría mi vida por cualquiera de ellos, pero hay algunos por los que haría lo que fuera, literalmente, sin necesidad de que lo pidan, y otros por los que no haría ciertas cosas.

Y bueno, yo ya te hice una propuesta, mi elefantita. Una noche sexy entre tu y yo. Grrr...
Dime que si! ;)

23 sep. 2012

Tum. Tum. Tap.

Tap. Tap. Tap.
Un. Dos. Tres. Pausa.
Tap. Tap. Tap.
La misma secuencia se repetía una y otra vez. Era una suerte de ritmo hipnótico, una especie de maleficio que le atraía y atrapaba.
Tap. Tap. Tap.
Aquí iba de nuevo. Día dos mil trescientos cinco. Día del caos.
Ese día era como cualquier otro, era un día normal y aburrido. El tap, tap, tap del techo, fiel a su costumbre, había empezado desde temprano y aún continuaba. Llevaba un ritmo suave, una cadencia tranquila cuya serenidad marcaba los compases del reloj. El viejo reloj seguía en la pared, desde su privilegiado punto de observación, mirando y registrando cada detalle de los insufribles segundos.
Y tap, tap, tap.
En una época anterior ese sonido le había aterrado. Alteraba sus nervios hasta el punto de obligarle a salir de la casa.
Tap. Tap. Tap.
Había corrido despavorido en muchas ocasiones. Después de un tiempo, el sonido se había convertido en un calmante. Un cronometrado latido que confirmaba la vida que se movía sobre él.
Tap. Tap. Tap.
La causa del sonido no era otra que ella. Esa chiquilla, esa mujer, esa muñeca de porcelana que un día tras otro cruzaba el suelo de puntillas.
Tap. Tap. Tap.
Había tratado de verle, había buscado mil excusas par aparecer en su rumbo. Pero ella. Tap, tap, tap. No le veía.
Ella iba y venía, tap, tap, tap, contando y hablando. Dejando un olor a nubes y deseos que perduraba horas después que su presencia se marchaba.
Tap. Tap. Tap.
Un encuentro casual en el elevador, absoluto silencio.
El tap, tap, tap no se presentó y el olor abrumó la estancia, como una presencia propia de algo más que humano.
Tap. Tap. Tap.
Asentimientos de cabeza que no eran correspondidos o siquiera reconocidos.
Tap. Tap. Tap.
El vestíbulo era un buen lugar de encuentro. No era nada, era solo un lugar, ni siquiera se escuchaba el tap, tap.
Tap. Tap. Tap.
Un día la siguió. Un día recorrió todo el camino a sus espaldas.
Tap. Tap. Tap.
Lleggó a aparecer en un teatro, una puerta y luego un escenario.
Tap. Tap. Tap.
Un cuerpo que se movía como las olas y que poseía el encanto de las ninfas. Ese era. Allí. Tap. Tap. Tap. Ese era el hipnótico sonido.
Tap. Tap. Tum.
Tap. Tum. Tap.
Tum. Tum. Tum.
Un retumbar de sangre caliente mientras la comprensión cubría las ansias. Un bastón y un poco de ayuda al subir y bajar del escenario, rasgaron el velo de los saludos no devueltos.
Tap. Tap. Tap.
Color avellana.
Tap. Tap. Tap.
Distraídos, desenfocados, perdidos.
Tap. Tum. Tap.
Un vicio hecho adicción.
Tap. Tum. Tum.
Un sonido calmante y amado.
Tum. Tap. Tum.
Un silencio sagrado. Una obsesión anhelante.
Tum. Tap. Tap.
Una imposibilidad.
Tum. Tum. Tap.
Una ninfa intocable.
Tum. Tum. Tup.
Un eterno secreto.
Tum. Tum. Tam.
Un corazón latiendo.
Tum. Tum. Tum.
Tum. Tum. Tap.
Tum. Tap. Tap.
Tap. Tap. Tum.
Tap. Tum. Tum
Tum. Tum. Tum.

22 sep. 2012

Yo lo que odio es esto.
Las enormes ganas de verte, cinco minutos bastan, y el amargo sabor de no poder hacerlo, incluso si estamos tan cerca.

21 sep. 2012

¿Entiendes, no? 
Si, es simple. 
Podría, puedo, creo que estoy en camino de, enamorarme de ti. 
Tan fácilmente como respiro.
¿Entonces, qué quieres hacer al respecto?

20 sep. 2012

Hablemos. O mejor, besemos.

Hablemos de cosas deliciosas, hablemos de tus besos. Hablemos de cosas adictivas, de ti y del chocolate.
Hablemos de ser de gelatina, hablemos de tener miedo al mañana.
Hablemos de querer que llegue un mañana solo si me acompañas.
Hablemos de querer ser de chocolate, hablemos de querer que mi sabor te acompañe.
Hablemos de querer que tu aroma llene mis días, hablemos de querer que tus brazos me sostengan siempre.
Hablemos de sentirte cerca, cada vez más cerca, hablemos de verte hoy y siempre.
Hablemos de tener curiosidad, mucha curiosidad.
Hablemos de querer dejar salir mis impulsos, hablemos de retener mis ansias.
Hablemos de permitirte ser tu, hablemos de querer tus vicios.
Hablemos de ti, hablemos de mi.
Hablemos de un nosotros.
O, mejor aún, no hablemos.
No aún.
Mejor, sellemos el silencio a punta de besos.

19 sep. 2012

Yo me pregunto hasta cuándo seguiremos con esta pretensión de que nada ocurre y de que todo sigue su curso.
Admitamoslo, me gustas, creo que yo también te gusto. No he podido quedar más marcada por otra persona.
Pero eso no importa, eso no importa porque yo no sé nada de nada. Porque no tengo certeza de nada.
Lo único que sé es que quiero un beso, quiero verle, quiero saber qué demonios es esto  y por qué reacciono de esa estúpida manera ante su presencia.
Y la vocecita dentro de mi dice que olvidemos todo, que tendremos que esperar mucho más por esa respuesta.
Y la vocecita dentro de mi dice que esperemos, que aguantemos un poco más.
Y yo digo que me esta empezando a doler un poco la incertidumbre y el silencio.
Y yo digo que esta cosa, esto que quiere llamarse querer, esta creciendo más de lo que planeé y esta haciéndose más fuerte de lo que esperé.
Y yo digo, por favor, dime algo.

18 sep. 2012

No malentiendas

No me malentiendas, es solo que hay detalles que me hacen desear besarte, morderte, cuidarte y ser parte de tu vida.
No me malinterpretes, no exagero, es solo un hecho. Hay detalles que enamoran o que inician ese proceso.
Y tu tienes muchos de esos.

17 sep. 2012

Esa estúpida imaginación mía que vuela alto y más alto. Por su culpa perdí en la facultad una carpeta con un dibujo de un anime que nos gusta. Digo nos porque es a mi, a Belle y a sus ojos. Y ahora, ahora, ahora... Ahora tenemos rabia. Que triste haber perdido ese dibujo. Nos gustaba -gusta- mucho. Tendré que hacerlo de nuevo. Que rabia. Que tristeza. Que dolor. 

Tengo miedo

Y no imaginas el terror inmenso que me embarga cuando, en días como hoy, mi mano no responde tan bien. Me duele la muñeca y me cuesta un poco moverla. Muero de miedo, pero tengo que ignorarlo, tengo que sobreponerme a ello.
El miedo es algo a lo que temo, sin embargo uno de mis mayores miedos, casi más que el miedo mismo, es esto. Mis manos. Sentir y hacer son cosas tan valiosas para mi como el aire mismo. Esto me aterra.
No me digas que me quieres. Ven, besame y házmelo saber.

Si quisieras...

Si quisieras verme con la misma intensidad, con las mismas ganas locas, con las que quiero verte yo a ti. Créeme, no estaríamos aquí. Estaría en tus brazos, a tu lado, con tus labios en los míos o recorriendo mi cuello. Estaría frente a ti, estaría cerca a ti, estaríamos en algún lugar de este mundo recuperando el tiempo.
Pero no lo estamos y de eso solo me queda una cosa por suponer.
Dímelo.

16 sep. 2012

Cositas.

Algunas cosas.
Primero, los que vieron el increible mal clima que hubo hoy en mi ciudad, sepan que me atrapó en la playa. ¡Y lo disfruté! Lo sé, jaja, soy rara. Hizo mucho frío pero fue genial.
Segundo, siguen molestos conmigo, creo. No me importa. Mi querido elefante, haré lo mismo que vos. Todo normal y ya.
Tercero, que lindo. Hoy hace una semana y aunque sigo sin saber muy bien nada, no me arrepiento. Ese solo recuerdo me acelera el pulso, detiene mi mente y desacompasa mi respiración.
Cuarto, un mes y piquito. Ese será el tiempo que deberé sobrevivir. Pero valdrá la pena, ya verán que si.
Listo, cambio y fuera.

Llevo tu corazón - E. E. Cummings.

Amo este poema. Es sencillamente hermoso.

Llevo tu corazón conmigo, lo llevo en mi corazón.
Nunca estoy sin el.
Donde sea que voy, tu vas, mi vida.
Y lo que sea que hago por mi mismo, tu lo haces, mi amor.
No temo al destino, porque tu eres mi destino, mi cielo.
No quiero el mundo, porque, hermosa, tu eres mi mundo, mi verdad.
Y es que tu eres todo lo que la luna puede significar.
Y todo lo que el sol alguna vez cantara, eres tu.
Y este es el más profundo secreto que nadie conoce.
La raíz de la raíz y el brote del brote.
Y el cielo del cielo de un árbol llamado vida.
Que crece más alto de lo que el alma puede imaginar o la mente esconder.
Está es la maravilla que mantiene a las estrellas separadas.
Llevo tu corazón conmigo, lo llevo en mi corazón.

15 sep. 2012

No puedo. No puedo. Lo siento. Quiero oír su voz, quiero verle. Quiero que sean más que solo letras escritas.
No puedo. Y no quiero odiaras por lo que me hacen.
No puedo y no quiero. Y aquí quien decide soy yo.
Yo sabía. Yo sabía. Yo sabía.
No sé por qué pensé que quizá sería diferente. Geniales estas personas que me busco yo para mi vida. Pero en fin, sigue siendo un buen día. Un precioso día de mi y de la amistad. 
Eso mismo.
Cambio y fuera.

14 sep. 2012

Quiero gritar, llorar, perderme y desaparecer. Supongo que, a menos que algo logre sacarme del vacío, eso haré.

13 sep. 2012

Día 4. Empiezan a saltar algunas dudas, todas irrelevantes, excepto esa que se pregunta qué habría pasado si yo no hubiera dicho lo que dije.

10 sep. 2012

Dos cosas

Dos cosas.
Primero, su aroma. Lo adoro.
Segundo, fue la primera. Y para mi fue perfecta.
Listo.

Decreto N°2 de la Republica de Belle. Gelatina

Por la mediante decreto que soy una completa y total gelatina. No, no diré mucho. Esto es mi secreto y como tal me gusta. Pero si, soy de gelatina, dulce y temblorosa gelatina. Dulce y chocolatosamente yo, tiernamente enternecida.
Oh, si, soy enormemente obvia, pero qué más puedo hacer cuando me dicen cosas así.
Dos palabras que me volvieron gelatina.
Esto es todo.
Decreto que somos de gelatina, felices e ilusionadas.
Ah y con helado y frutas.

9 sep. 2012

Deliciosamente de gelatina. Hay algunas cosas que me gustan mucho más de lo que llegué a pensar. Y, aunque no debería, gracias. Sentirme así me gusta demasiado.

7 sep. 2012

Premio!

Bueno a ver, voy llegando de un confuso aunque lindo día. Día que a la vez me enfurece y me pone a renegar, cuando me encuentro con esto. Ustedes saben, los pocos que me leen, que a mi me encanta que lean mi blog y por lo tanto esto me enterneció.
Resulta que Saya Chan del blog Lienzo, tinta and color me regaló este premio.  


El propósito del premio es ayudar a los blogs que tienen pocos seguidores en comparación a otros, para la muestra, el mio jaja

Cosas a hacer con este premio:

Para nominar un blog este debe tener menos de 200 seguidores.

Normas a seguir:

- El que recibe el premio deberá escribir 11 cosas de sí mismos (de cualquier tema).
- El que recibe el premio deberá responder las 11 preguntas que le ha enviado quien los ha nominado.
- El que recibe el premio deberá crear 11 preguntas más para que las respondan sus nominados.
- Los nominados deberán confirmar que han recibido la nominación.
- La nominación no puede repetirse, es decir, los nominados no podrán enviar de vuelta la nominación a quien ya los ha nominado anteriormente.


11 Cosas sobre mí:

1.- Soy chiquita. Jaja bueno, no tanto. Un metro cincuenta y uno, según yo, esta bastante bien.
2.- Hablo sola, esto suele ser lo primero que digo de mi pero hoy quise variar. Si, hablo sola.
3.- Me fascina el chocolate  y sus derivados, excepto por los que tienen galleta wafer, esos no.
4.- Escribo, aunque eso no es secreto.
5.- Me encanta leer. Leer, escribir, dibujar y escuchar música son de mis cosas favoritas.
6.- No tengo huellas digitales en la mano derecha. O bueno, si, pero ocultas por cicatrices.
7.- Me derrite que jueguen con mi cuello.
8.- Soy una romántica empedernida a morir.
9.- Me mata de ternura que a alguien le guste verme sonrojada, por mucho que diga que no me gusta.
10.- Me gusta la sensación de ponerme nerviosa, pero esto debe ser secreto.
11.- Yo soy la parte pensante y racional, Belle es todo lo que quiero llegar a ser alguna vez.

Preguntas a contestar

1.- ¿Qué música prefieres?
R/=  Usualmente me gusta el rock, las baladas, el pop, algo de música de protesta y otras varias. Específicamente, esto es más claro, me gusta la música romántica.
2.- ¿ Fanática de algo?
R/= Fanática de los gestos románticos, del amor y del romanticismo empalagoso.
3.- ¿Lo que menos te gusta hacer?
R/= No me gusta aceptar que no puedo tener lo que quiero. O el no poder consolar a quienes me importan cuando se sienten mal.
4.- ¿Alguna fobia?
R/= Principalmente, le tengo miedo al miedo en sí.
5.- ¿Qué te gusta leer?
R/= Casi todo lo que pase por mis manos. Dicen por ahí que hasta el papel higiénico.
6.- ¿Cuál es tu serie preferida?
R/= Ahora mismo, son varias. Lost girl, de sony spin. Y Once Upon a Time, de Sony.
7.- ¿Estrella preferida?
R/= Si se trata de un famoso, sería Robert Downey Jr..  Y si es una estrella celeste, el cinturón de Orion.
8.- ¿Algo gracioso que te haya pasado?
R/= Emm a ver, un día me caí en el campus de la universidad. Había llovido y no me fijé, así que acabé en el suelo.
9.- ¿Género que prefieres?
R/= ¿En cuanto a libros? Principalmente románticos, pero también amo los thrillers, especialmente los de Stephen King.
10.- ¿Porqué tienes un blog?
R/= Porque necesitaba desahogarme y algo que me obligara a ser más constante con la escritura.
11.- ¿La persona que mas admiras?
R/= Aunque ella no lo crea, a mi madre. Es magnifica, incluso si ella nunca me cree que yo piense así.

Y bueno, los nominados y mis once preguntas, las quedaré debiendo. Perdónenme, pero pues no soy muy buscadora de blogs por ahí y no se, no se me ocurre nada. Así que mejor, el  que lo quiera que se lo lleve.

¡Gracias por escuchar (leer) mi locura!

I made my choice.


I made my choice. I chose you. I chose all these feelings inside of me I can't explain, but I know I can't ignore. I chose all those words unsaid in whose silence I'm drowning. I chose you, even when I know you probably won't choose me. And It's ok. It's alright. I'm not looking toward a future with you. I'm just willing -wishing- for a chance so I can find out what's the taste of your lips. And trust me, that's a question that I really need answering. But right now, I'm fine, I guess that besides the thoughts that say I could have done it better, I'm ok with my choice. I'm happy with my choice because I think these feelings may have a name, a huge name, and even if that scares me as hell, I guess I'm ready to face it. I guess this may have a chance to rise, to bloom, and I want it to do it.

I made my choice, I chose you.

I'm scared but I have the feeling you are scared, too.

I'm afraid of the strenght of these feelings but I am even more worried about the fact that you may not be feeling the same.
I'm terrified, but I still want you. Above all.

5 sep. 2012

Decreto N°1 De la republica de Belle. Ventana abierta.

Yo, la dueña de este universo, la única que debe tener derecho a volver caos su propio corazón, la que escoge a quien besa y a quien no, y la que esta confundida, mediante la presente, decreto que abro ventana. Abro una ventana desde hoy hasta el viernes a las 12:00 pm. para que el personaje que reconozco aquí como el causante inicial de mi caos, el que me pone de cabeza, el idiota que me convierte en gelatina, haga o diga algo que me convenza de una buena vez. Y no, no cuentan mensajes o chat, quiero verle, quiero que me diga a la cara todo eso que me dice por mensajes, quiero ver sus ojos cuando me diga esas mismas palabras. Yo lo que quiero es saber, ya que es él quien hace de mi un desastre y es por quién no soy capaz de ponerle atención a esa otra linda y tierna persona, si hay algún motivo por el que esto que siento y a cuyo nombre le tengo miedo puede o no ser real. Aclaro, no pido que me invite a salir, ni que me pida ser su novia ni nada por el estilo, solo quiero saber si algún día alguna de las anteriores podría pasar. Porque, y no dejo de maldecir al aire y a mi suerte por esto, me tiene tan cautivadamente atrapada en sus ojos que si dice "salta", creo que saltaré.
Esto es todo, decreto abierta la ventana.
¿Qué pasa si no pasa nada?
Si no pasa nada, cierro la ventana y encierro cualquier posible sentimiento hacia ese-par-de-ojos-que-me-persigue. Porque me conozco, cariño, aunque sea un poco. Y si es posible estar aun peor de lo que ya estoy, no sabría volver a armarme en una pieza. Entonces esto es mejor así.
Punto.

Después de la lluvia, un destello.


Esto es algo escrito para una clase, no es realmente muy bueno pero es lo que me salió. Y hablando de destellos, me muero de ganas por volver a verlos. Necesito preguntar demasiadas cosas.


Esto es lo que queda después de la lluvia, recuerdo haber pensado mientras me sentaba en la escalera de uno de los bloques de la universidad, llevaba un rato observando detenidamente a los estudiantes y profesores que paseaban por la plaza roja, buscaba un destello de algo que llamase mi atención. A un lado y otro de la plaza empezaba a repetirse la misma escena: un grupo de unas cuatro o cinco personas, quienes no estaban en clase, que hablaban ya fuera de pie o sentados en la cafetería o en las bancas del patio. Era lo mismo que casi siempre veía, la plaza llena de charcos aquí y allá, la gente evitando los charcos y caminando con cuidado para no caer, porque nadie suele querer caerse ante todos sus compañeros.
Sin embargo, algo diferente tenía este día, quizá por la luz, quizá porque aun permanecía el aroma a lluvia en el aire, quizá solo porque esta vez si puse atención. Había un aura de expectación general, como si todos rogaran porque la lluvia impidiera las clases o por un milagro. Alguien corría por el pasillo de la cafetería, buscando algo o a alguien, eso era obvio. Me pregunto qué habría estado buscando y por qué. Una pequeña hada, bueno, una chica con toda la apariencia de un hada, esperaba de pie en medio de la plaza, justo al final del pasillo por donde venía corriendo el chico. En una de las mesas de la zona verde un grupo de chicos jugaba domino mientras reían y se burlaban de si mismos. En otra de las mesas de esa misma zona, había un grupo estudiando y riendo. En las escaleras de la cafetería había varios grupos sentados que reían y hablaban entre si, como si eso fuese lo único importante que tenían que hacer, como si no hubieran clases, como si no hubieran horarios que cumplir.
Como si alguna alarma imaginaria hubiese sonado, un grupo de estudiantes empieza a salir del edificio de la biblioteca y se dirige a la puerta. Bolsos grandes, pequeños, mochilas, es todo un desfile de vestuarios y de morrales que me recuerda al colegio. Algunos llevan prisa, se puede ver como sus pasos se aceleran cada vez más mientras tratan de llegar a algún lugar en específico. Otros simplemente se dejan llevar, caminan despacio, conversando, sin afán aparente y sin poner atención al sol que empieza a ocultarse; y esto último es culpa de la lluvia que oscureció el día y le quitó poder al sol. Ese grupo se me hace curioso, no encaja con los demás grupos, no se ve como los demás grupos que si pertenecen a ese horario, esta claro que ese grupo no es de ese horario y por lo tanto en esos momentos está en un terreno desconocido. Pero ellos no pueden verlo, no pueden saberlo. Solo yo lo sé. Y de pronto, cuando creo que ya toda la procesión de extranjeros ha terminado, un destello de dorado captura mi atención, se la roba por completo. Se me olvida que existe un mundo externo a mí alrededor y me pierdo en las vetas de un iris cuyo color no descifro aun del todo. Pero es un destello, algo tan momentáneo como casual, su dueño no me ve, no me conoce quizá, y continua su camino perdido en sus pensamientos mientras intenta no pisar las líneas del suelo. Oh, si, incluso eso sé de él. Y sé también que mientras yo observo y me encuentro con esos destellos que cautivan, él lo ignora y corre porque algún destello le cautivo a la vez.

3 sep. 2012

De gelatinismos.

¿He dicho que soy de gelatina?
Oh, no se si lo haya dicho ya pero si no lo he hecho, pues lo digo. Soy de gelatina.
De una gelatina muy particular, como la mayoría de las cosas referentes a mi.
Resulta que cada vez me derrito más, cada vez soy más gelatinezcamente gelatinosa. Y bueno, no esta mal, no está nada mal, de no ser porque hay otros alimentos que aunque llamen mi atención, no la captan de la misma forma en que esas monedas de chocolate y oro.
Ow. Me ha dado hambre. Debería dejar de compararles con comida, o dejar de pensar en él como algo que puedo morder y devorar pero, empezando porque me gusta eso de morder y devorar, él es el que me trata como algo comestible en primer lugar. Eso también me derrite.
Pero son tantas las cosas que me derriten, que me tienen vuelta gelatina. Una gelatina feliz. Si, una gelatina feliz, querida Belle, sabes perfectamente bien que es la comparación más acertada que se nos ocurre.
Porque cuando nos abraza, cuando sonríe, cuando nos mira, cuando juega con nuestro cabello, cuando toma nuestra mano entre las suyas. Nos pone a temblar con tantas cosas diferentes. Nos pone nerviosas y eso no es muy sencillo. Nos pone a pensar en mil y un posibles situaciones y en mil y un deseos que no le vamos a confesar pero que bien podemos pensar. Después de todo, creo que no estoy soñando. Y si no estoy soñando entonces eso significa que esas si han sido sus palabras. Y si si han sido sus palabras, yo soy y seré una gelatina feliz por un largo tiempo.
En fin, todo resume a que soy de gelatina y soy feliz, porque si, porque me gusta que le guste mi cabello, porque me enternece que me abrace, porque me gusta mucho, muchísimo. Tanto como ese tercer estadio del que me hablaron hace dos noches. Y eso me recuerda que la pequeña sombra en mi gelatinismo es eso, un hongo que no sé dónde encaja pero que a la vez no puedo hacer encajar. Y no puedo porque precisamente ya existen ese par de ojos dorados, que estoy segura que si no estuviera encandilada con el brillo de ese par de ojos tiernos, seguro encajaría a la perfección con un hongo. Hongo prevenido, que me advirtió que no debería acercarme mucho, y aunque me da curiosidad, le haré caso. No quiero que las cosas acaben mal, que no sería muy buena idea.
Pero saben, eso no me afecta tanto como  me habría afectado antes, en otro tiempo y con otra persona, porque, y no sé si ya lo he dicho, pero eso que me pasa con ese par de ojos es tan nuevo y extraño que creo que es diferente a todo lo que conozco. Sin embargo, eso me gusta, eso que hace que esto no sea algo común ni algo a lo que este acostumbrada. Me gusta tanto como miedo me da, pero él también me hace perder buena parte de mis miedos.
Cambio y fuera.

Existes tu y ya

Me haces algo que no pensé ser de nuevo. Me dejas en un estado al que no pensaba volver ya más. Me conviertes en gelatina. En chocolate derretido, en algo empalagoso y ácido. Me dejas en el extremo donde todo lo que no es tu, todo quien no es tu, simplemente no existe a mis ojos. Porque sólo te veo a ti y a tu ausencia. A ti y a tu tortura. A ti y a tu soledad. A ti y a esos ojos que me deshicieron desde la primera vez. A ti y a eso que haces que en mi desencadena una explosión nuclear. A ti y a ese clic que hiciste en mi con una sola mirada.

1 sep. 2012

Eto.. Me siento como una mala persona.
Digamos que en resumen se me acaban de declarar. No diré quién. Solo diré que no es "él". Y yo qué más puedo hacer sino explicarle a esa persona que no puedo, que mi querido corazón no me deja porque está encandilado con un par de ojos claros.
Pero me siento mala, y nunca me ha gustado sentirme como la mala.

Odio, odio, odio cuando me cambian los planes a última hora. Realmente detesto esa parte buena de mi que cuando le hacen cosas como esta no es capaz de simplemente largarse y ya. Pero lo que más odio es que sea tan condenadamente mala persona conmigo y que yo todavía le quiera y quiera hacer algo.