Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

16 sep. 2013

Nosotras somos humanas, ¿cierto? (Aunque muchos digan lo contrario)
Y tenemos impulsos, ¿cierto?
Y hay impulsos que, bueno, que son así.
Yo un día dije que tenía ganas de hacer algo físico, que besar contaba como algo físico.
Y también he dicho que me gusta jugar.
Resulta que en uno de esos impulsos que Belle tiene y que deja caer en mi mente como gotas de agua sobre roca, a ella se le ocurrió que sería divertido jugar un poco.
Al final espero que el juego no nos gane.
Total, no hay con quién jugar.

4 comentarios:

  1. Quizás sí hay con quién jugar y solo sea cuestión de un preámbulo inesperado y diferente. Quizás distante y también extraño.

    ResponderEliminar
  2. Es posible. Y sin embargo yo nunca le recomendaría a alguien que jugara conmigo. Mis juegos acaban siempre en una rendición o un asesinato.

    ResponderEliminar
  3. Si supieras cuánto amo los juegos de rol y combate. Más cuando hay una contrincante a la altura de la batalla. Yo ya le di "start". Cuanto más impredecible es el juego, más me gusta seguir jugándolo.

    ResponderEliminar
  4. Y así fue como la cuca acabó en la cazuela. Digamos que hay juegos que, por tentadores, al final son impredecibles.

    ResponderEliminar

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.