Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

24 sep. 2013


Y es que una de las mejores cosas de ir creciendo es que entiendes que puedes, que tienes derecho y estas en la obligación de, experimentar sin rendirle muchas cuentas a nadie.
Digo yo.

Definitivamente, tengo que aprender a decirle que no a los retos, incluso si a mi me gusta lo que me retan a hacer. Shhhh.

Extrañe su sonrisa, por cierto, eso de ir por el pasillo y hablar de lejos con quien suele preferir tu compañía antes que la de los demás es extraño. El nosotros que no existe solía ser mas fácil.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.