Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

6 oct. 2013

Venga, caete a pedazos mientras la luna brilla

Cuando aprieta el corazón.

No podemos siquiera llorar ya. Y eso da miedo. Las lágrimas corren solas, llenan mi rostro y mi almohada de su nombre, de su imagen. Curioso, estar tan cerca y tan lejos de alguien. No existir siquiera. Curioso, caerse a pedazos cuando todo debería ir bien. Es como comparar el chocolate con las fresas. Siempre inclinaré la balanza por uno, ese que tanto daño hace.
Las lágrimas corren, si, pero el sollozo se me atora en el pecho, en la garganta, y cuesta mucho respirar. Cuesta mucho mantenerme en una pieza.
Pasado el escenario, ya he pasado por ti.
No había estado aquí antes, y salir es difícil, no imposible, no creo, pero si difícil. Podría incluso decir que desconozco su nombre, nunca lo supe, creo. Sabe igual que ayer, este recuerdo, esta pena.
Y quizá la peor parte no es que duela, no, eso es manejable. Quizá lo peor es no poder abrirme, no poder sacarlo. No me equivoco al decir que hay algo defectuoso. No se abrirme, no se confiar, porque me han dejado caer mucho, muchísimo, y los humanos como los animales huimos del dolor.
La que hizo en la guitarra marcas que hacen cicatriz.
Y hay una luna en un cielo que me ve y que le ve, y que incluso sin verla, sabe qué hay en mi, sabe qué soy. Y sabe también que la confianza no es algo que yo entienda, no cuando duele tanto, no cuando no soy la única que puede salir herida. Menos aun puedo cargar a alguien con mis penas, va contra mi naturaleza.
Despierta.
Ni siquiera yo me soporto, ni siquiera yo estoy presente para mi misma cuando las cosas van mal, destruyo y rompo todo, así que no pidas estar, yo no te abriré la puerta. Ni siquiera yo tengo la llave.
Tras un ojo llega el otro ...
Pero yo nunca he esperado ni esperaré que te quedes.

(Más de un 36 - Andrés Suarez)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.