Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

4 oct. 2013

Soñé con él. Curioso. Hacía tiempo un sueño no me afectaba. Supongo que fue a causa de la impresión de verlo y hablarle, así como si nada cuando si todo. Soñé también con eso que tanto quería que ocurriera, ocurriendo, y yo era lo suficientemente fuerte para decir no, para decirle, explicarle, que ya estaba cansada. En mi sueño, claro, había alguien más. Con nombre y todo, pero como no quiero polémicas me lo reservo, al final aún no le conozco siquiera. Y ese alguien más sirvió para secar mis lágrimas, para quererme y cuidarme, se puede vivir una vida completa en un sueño. Ese alguien más aunque parecido era sumamente diferente. Era alguien diferente y eso era bueno. Se parecía un poco a mi Jack, y eso es todo lo que diré.
Hacía tiempo no soñaba yo con algo que me afectara, hacía tiempo yo no era capaz de hablarle, hace tiempo no dormía yo en esa cama ajena a la mía.
Hace tiempo le doy vueltas a una idea, un deseo, algo que me metería en problemas pero calmaría una mínima parte de mi ansiedad. Sigue siendo un no, por ahora, hay cosas que hasta yo sé que no deben hacerse, pero la idea está siendo barajada.
Demonios, hace tanto que no soñaba algo así que estoy algo perdida hoy. No quiero verlo, hoy no tengo valor, ese lo agoté ayer con un hola y un adiós.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.