Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

28 oct. 2013

Conversaciones Interesantes XLV

Resulta que por olvidar un pequeño detalle terminé embarrando algunas cosas. Curiosamente, no me importa mucho. Nada importa mucho últimamente.

- Quiero verle.
+ No puedes.
- ¿Por qué?

Suspiro. Esa pregunta. Había una vez alguien que amaba que ella hiciera esa pregunta. Hoy no.

+ Porque él tiene su propia vida y tu no entras.
- Entiendo.

Sus pucheros se me clavan en el alma.

+ Calma, quizá, como antes, puedas verlo por ahí.
- Si, eso bastaría.

Y ahora es su sonrisa triste la que llena mi vista. Duele, como duele respirar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.