Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

16 oct. 2013

Como si tuviera planes.

Ella se pregunta qué planes tenemos. Como si tuviera algún plan. Como si todo no estuviera flotando en el aire, en la estratosfera, mientras yo intento agarrar algo. Entre otras, empiezan o empiezo yo a notar lo mucho que me malinterpretan, lo mucho que equivocan mis palabras. Empiezo yo a ver lo cierta que era mi declaración al decir que había mas que lo que se podía ver y lo difícil que seria. No le veo el caso a que sea fácil, no me divierte, y yo busco la diversión. Uno de los amores de mi vida, pero de los permanentes, dijo un día que soy hedonista y cruel. No se qué tan cierto sea lo de cruel pero la parte del hedonismo se la concedo. Pocas cosas logran alejarme de esa búsqueda constante de placer y alegría, de dicha, de paz. Ejemplo, me duele la espalda como el infierno por aun así seguiré trabajando en el peluche porque quiero terminarlo.
No es tan malo después de todo, podría estar haciendo cosas peores. Podría estar en brazos de algún inglés de acento sexy y ojos azules en su hotel (no pregunten como es que esto sería posible que  me duele haber perdido la oportunidad de siquiera un beso o un nuevo amigo), y no lo estoy. Estoy aquí, en mi cueva, en mi cama, esperando que mi espalda deje de dar semejantes gritos y pensando en si quizá habrá algo mal ya que no quiero saber nada del mundo fuera de mis paredes. Tengo episodios, si, esos donde no quiero saber de alguna persona en especifico porque simplemente no estoy de humor para esa persona, porque no puedo soportarle, y aun así es curioso que esto ocurra respecto a todos, es sumamente curioso.
Los recuerdos parecen un maremoto, eso lo sabemos, y son cada vez peores. Hasta la guillotina es buena si la ves a través de la nostalgia, pero acá no hay nostalgia, acá había amor y ahora no se que haya, y entonces, querida, la corriente nos arrastra.
Como si fuera posible hacer un plan de cualquier cosa ahora.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.