Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

5 oct. 2013

Mira que somos un lio, eh.
You hold your head in your hands and ask yourself what's wrong with you.
There's nothing wrong with you. Everything's wrong with you. Who knows? At this point is all useless and pointless. Let's be honests, you don't even want to be known or guessed. You don't want to be missed or asked. You want to escape, to run away, to disappear.
Pierdes control de tus manos, dejas a los demonios aflorar a la superficie, las lágrimas pujan en tus ojos por la razón más tonta para salir en caudal. No es la gran cosa, nunca lo es, simplemente somos un lío descompensado.
Míralo así, hay días en los que ni siquiera querré verme a mi misma. Días en los que no quiero verme a mi misma. Días en los que prefiero un libro, una película, mis propias letras, días en los que yo misma no me soporto o entiendo y quiero alguien que me abrace y sostenga y me soporte con todo y mis descompensadas.
Some days I just want to run away and leave everything behind. Don't want to be here anymore. Don't want to be with anyone. I want to be by myself, not to make plans, not to dream, just be me and stay with the things I know for sure. And that is: I am the only one who won't ever leave and that's just because I can't. We're one.

1 comentario:

  1. Quizás tú no lo sabes, quizás solo lo presientes o quizás algo dentro de ti te lo dice: cada día que pasa y estás inundada por esa cantidad de sentimientos confusos, nostalgias, ganas de soledad y a la vez de compañía; deseos de ser tú, deseos de ser nadie, deseos de todo o deseos de ser nada; con ganas de encerrarte y cerrarte y cerrar cada sentido para solo involucrarte con tu alma. Cada día de esos hay alguien a quien el corazón se le abate por la impotencia ante esos gritos de desesperación; como si no fuera suficiente la tortura de la distancia, también ha de soportar los embates del desconsuelo del corazón querido. Tu corazón.
    ¿Será un capricho de Dios? ¿Será una de sus pruebas de resistencia en este indefinible reality que es la existencia humana? Bueno, yo no lo sé, pero sí sé que en medio de cada desierto hay oasis llenos de palmeras y aguas cristalinas, puras y que surgen desde las mismas entrañas de ese mundo de calor infernal; sí sé que existen nómadas que pueden guiar al perdido en la dirección de los pozos escondidos; y existo yo, cual halcón del desierto que sin poder posar en ningún lugar al lado tuyo, con mi graznido te digo desde la distancia que te acompañaré por donde vayas y no te dejaré sola. Tan solo grita fuerte, grita al aire y llámame: yo estaré allí.

    ResponderEliminar

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.