Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

16 may. 2013

Porque me equivocaría otra vez, caería en las nubes de tu pelo, gastando las catorce vidas que son dos gatos, construyendo mi casa por el tejado, y tan sólo porque me acordé de ti y me entró la nostalgia que al soldadito marinero al recordar los huesos de tus besos.


(Mi versión de Fito & fitipaldi)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.