Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

10 may. 2013

Ahí es donde tengo el alma, mientras bajo la mirada. 
El amor es eso que no pospones, leí. 
Aquello que no pospongo, aquello que amo, ahí donde está mi alma y mi ser. 
Curioso, puedo posponer todo menos la necesidad de dejar que mis manos se deslicen por un papel o por la tinta. Incluso si sé que hay cosas más importantes, a veces puede más el veneno que la medicina.

1 comentario:

  1. Querida amiga, he concedido un premio a tu blog :-)
    http://atravesdemidiario.blogspot.com/2013/05/premio-liebster-gracias-pedro-molina.html

    Saludos, y que vengan muchos éxitos!

    ResponderEliminar

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.