Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

27 nov. 2013

¿Sabes hace cuánto no soy capaz de respirar de forma normal y acompasada?
Yo no.
No sé cuándo empecé a olvidarme del autocontrol o de la respiración automática pero ahora cada inhalación es totalmente consciente y acorde al ritmo que llevo, ese absurdo ritmo que no controlo aunque desee y que me mantiene al borde.
Supongo que mucho no falta para que pierda la cordura.
Quiero respirar normalmente, y sentirme normal, por un poco de tiempo.
Es eso.
Estoy cansada de ser yo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.