Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

2 nov. 2013

A ver si entiendo:
¿ Soy una maldita perra amargada que nunca quiere hacer nada y que no quiere convivir con ellos?

No me sorprende, es lo mismo de siempre.
No, no me interesa pasar una semana sola y aislada con gente que a la mínima se va en mi contra. No, no quiero hacer nada porque por un puto día pensaba dedicarme a superar el maldito trauma que me gané por salvar a alguien que acaba de desaparecer.
Si, soy una perra amargada, soy lo que veo y, oh sorpresa, no me muestran más que eso.
Que los jodan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.