Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

28 nov. 2013

El sol no es azul.
La luna tampoco es de queso.
El mar no es verde/Azul, no el que yo veo.

El sol quema.
La luna a veces da miedo.
El mar quiere ahogarme.

Y todo lo que quiero es algo de paz,
nadie intentando salvarme,
simplemente yo sin necesidad de ocultarme.

Pido sólo un poco de calma,
un poco de silencio y distancia,
pido no temer a las consecuencias
de ser exactamente lo que soy al final.

1 comentario:

  1. Salvarte no creo que sea necesario. No creo que lo sea si se pretende perderse en tus laberintos.

    ResponderEliminar

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.