Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

1 ene. 2014

Hace tiempo había alguien que solía decirnos que no debíamos hacer cosas buenas que parecieran malas porque todos siempre esperarían hallar lo malo en ellas.
Últimamente reconozco todo lo cierto que era ello y le extraño. 
Últimamente entiendo que no importa cuan buena sea tu intención, algunas cosas simplemente acaban yéndose al traste.
Ahora entiendo por qué no soy literal con todos. Si lo fuera, estaría casi sola.
Prefiero mantener algunas cosas como son, perder a la gente duele, más si es por algo que no hiciste realmente.
Váyanse, si eso quieren, yo sigo aquí, tristemente, y seguiré.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.