Ni ella ni yo pensamos disculparnos por nuestras palabras. No se disculpa el sol aunque queme ni la luna aunque en ocasiones aterre. Yo amo, todo aquello que pueda ser amable, y como me rehúso a esconderme, he aquí mi escape.

17 mar. 2014

FAREWELL.

Te llamas hombre inteligente, vaya que lo eres, pero te falta saber en qué usar ese magnifico cerebro tuyo.

(Aunque una parte de mi está casi segura que lo haces adrede y que conoces bien las consecuencias)

Y claro, como nosotras también sabemos lo que ocurre, hemos decidido dejar de llamarte. Si quisieras ser parte de nuestra existencia lo harías, no aparecerías sólo cuando necesites algo de mi (utilizadas nos sentimos y odiamos sentir eso si se trata de ti). Así que, igual que muchas otras de mis resoluciones, te abriremos un espacio. Serás ese espacio donde bien podría haber alguien pero con quien no contamos y nos duele haber contado contigo en algún punto.

Adiós y buena suerte, ojala alguien logre hacer ese trabajo por ti (yo estoy cansada de aparecer cuando necesitas que haga algo).

FAREWELL.

1 comentario:

Deja que tus gritos también sean llevados por el viento.